martes, 15 de diciembre de 2009

Remix


Me parecía un poco artificial escribir una reseña de 4 o 5 párrafos de cada una de las películas que veréis a continuación (en seguida comprenderéis porqué) así que me he decido a dar mi humilde opinión en apenas un par de líneas a las siguientes joyitas cinematográficas...

Dragon Ball Evolution:

una mierda como una catedral. Bola de Dragón acompaño a una generación entera los sábados por la mañana, introdujo a occidente (o al menos a España) al manga japones y sobre todo demostró que la agresividad de la gente no estaba reñida con la violencia que veía en la pequeña pantalla de niño. Sino comparen la generación de 20 añeros actuales con los hijos de Pokemon o los Teletubbies...

Esta obra no le hace justicia. Nada de emoción, de buenos combates ni de las trepidantes historias del original. Infumable, lineal, ridícula por momentos y con malos efectos especiales. Incluso sin tener en cuenta el origen del guión, es una película de aventuras / acción de lamentable para abajo. Es una pena que el proyecto no haya caído en un director con algo más de talento y que no hubiera tenido un reparto decente, porque desde luego más jugo se le podía sacar a la historia...

Lo peor: amenaza con volver. No la veáis ni aunque os obliguen. Ya solo falta una adaptación de Oliver & Benji...

Fast and Furious. Aún Más Rápido:

Una cosa mala que tiene la industria es que como algo funcione, lo repiten hasta reventarlo y al final, acabas odiando la saga y menos-preciando a la película original. Pasa con Saw (que ahora todos decimos que es una mierda, pero cuando salió la primera…) y pasa con este The Fast & The Furious, que ya cansa.

Lo que más puede llamar la atención de esta película es que reúne al cuarteto de protagonistas de la primera entrega y bueno, entiendo que no lo hacen mal porque tanto Michelle Rodriguez como Vin Diesel desempeñan SU papel (entieniendo SU papel como el único que han demostrado saber hacer). La historia no convence demasiado: tráfico de drogas y venganza, pero bueno, entre que las persecuciones están bien, que es corta y que hay alguna escena de acción realmente bien hecha se deja ver.

No creo que defraude a ningún fan de la sega porque ofrece exactamente lo que promete: desfiles de coches de 30L a los 100Km y de gatas en celo (en serio no entiendo como ninguna asociación feminista se les ha echado encima). Un 4.

Los impostores

Es buena película pero la verdad es que no tiene mucha chicha: pelí de timadores sin más, muy vista pero siempre irresistibles. Destaca el personaje principal, perfectamente interpretado por Nicolas Cage y sobre todo, como en este tipo de cintas, el final, el giro de tuerca que sabes que va a llegar pero aún así consigue sorprenderte.

En este caso quizás el esperado final es aún mejor ya que ahí quien puede pensar que el protagonista pierde mucho, y hay quien puede ver que gana mucho. Esta ambigüedad en el final es novedosa en este tipo de películas. La dirección es excelente (que grande eres Ridley) dejando las pistas necesarias y manteniendo un ritmo trepidante.

Recomendable por entretenidísima. Nicolas Cage vuelve a demostrar que, con buenos papeles, es un gran actor. Un 7.