domingo, 15 de junio de 2008

Cashback

Ben Willis, un joven estudiante de bellas artes, acaba de romper con su novia. Esto le ha impactado tantísimo que queda un tanto tocado psicológicamente y empieza a no poder dormir demasiado bien. De hecho, no puede dormir y cada vez más se le va la cabeza. Para evadirse y de paso sacar unas libras extras empieza a trabajar en el turno de noche de un supermercado, donde conocerá a unos estravagantes compañeros de trabajo.

Ese es el planteamiento de esta, sin duda, orginal película inglesa. Recuerda un poco a Donny Darko sobre todo por el personaje protagonista, que es un adolescente al que se le va la cabeza de mala manera. A mí al menos también me da un aire a Full Monty, si no en la temática, en los personajes ingleses de clase media, y en el humor. Creo que por definición, podemos aceptar que cualquier película que se parezca infimamente a alguna de las dos que he dicho antes es muy buena. Este es el caso de CashBack.

Me ha encantado la mezcla de estilos y la direccion. No podemos decir que sea una película fantástica (el chico para el tiempo cuando quiera), tampoco es una comedia pero os puedo asegurar que uno se rie con ella diez veces más con cualquier comedia americana al uso. Tampoco es una historia romántica aunque el motor de la película son las relaciones del chaval. En definitiva, no tiene un estilo definido pero se debería patentar esta amalgama porque no tiene desperdicio.


Un pero. ¿Tiene esta película que recurrir a enseñar 8 millones de senos para llamar la atención? La cosa es que cuando el protagonista para el tiempo en el supermercado se dedica a retratar a las mujeres allí presentes. Para ello, pues bueno, como el hombre está fascinado por la belleza del cuerpo femenino no duda en bajarle la camiseta o subirle la falda para poder hacer sus dibujos. Hasta ahi muy bien. Lo que me ha resultado 'curioso' y un tanto innecesario es que todas las mozas allí presentes parecen venidas nada más y nada menos que directamente del casting de supermodelo2008. En fín, no seré yo quien le ponga objeciones a esto, pero creo que a la película no le es necesario este recurso.

Muy muy recomendamble. Sobre todo por ese humor inglés tan característico (¿Quien dijo que los ingleses no tenían gracia?) y por una dirección más que brillante. Es curioso que una película que no cuanta absolutamente nada..

Lo mejor: una historia original y una forma original de contarlo. El toque fantástico de la película le da un punto. Te hace reir.

Lo peor: el final un poco ñoño.

Nota: 8/10