martes, 26 de agosto de 2008

A Propósito de Henry

¿Que nos define como personas? ¿Que nos hace ser quien somos y nos distingue de los demas? ¿Son nuestros recuerdos? ¿Nuestras vivencias, las opciones que escogemos o las enseñanzas que tomamos? ¿Son nuestros gustos, nuestras preferencias? Todas esas cosas se pueden perder, asi que, si las perdemos, ¿quienes somos en realidad?, ¿que queda de la antigua persona que eramos? ¿Y en quien nos convertimos entonces?

Partiendo de todo esto, se nos presenta esta pelicula de Mike Nichols en la que un abogado de exito victima de un atraco en el que recibe un disparo, ve como se le olvida toda su vida. Todo lo que ha aprendido: a hablar, a leer, se pierde, al igual que sus reuerdos y toda constancia de las personas que por su vida pasaron.

Todas las personas de su alrededor se esfuerzan por aceptar a este nuevo Henry y ayudarlo a volver a lo que era anteriormente. Pero a medida que la pelicula transcurre, Henry (que es el nombre del protagonista, magistralmente llevado por Harrison Ford) va aprendiendo que su vida anterior no es lo que el quiere ahora: su trabajo le parece inmoral, aprende a conocer a su hija, y se vuelve a enamorar de su mujer. En resumen, se convierte en una persona totalmente diferente al anterior Henry.

Por lo complejo de la historia, por la profundidad que puede tener lo que nos plantea y sobre todo, por unas interpretacines mas que airosas de sus protagonistas, esta pelicula es de esas que merece la pena ver con tranquilidad, disfrutando de cada dialogo y asimilando despacio todo lo que nos propone. Mucho mas compleja de lo que puede parecer a simple vista.