sábado, 25 de octubre de 2008

Camino

Camino es una niña que vive en el seno de una familia ultra-católica, perteneciente al Opus Dei. Su madre ya consiguió que su hermana mayor entrara en 'la obra' y se hiciera numeraria y ahora intenta por todos los medios que su hija pequeña siga los pasos de su hermana. Poco a poco empieza complicarse el asunto cuando Camino comienza a explorar otros mundos, conoce el amor y sobre todo, cuando le diagnostican una terrible enfermedad mortal en su columna vertebral.

Eso de ahi arriba es la sipnosis de, para mí, la mejor película española que he visto este año. 

Javier Fesser es el director de esta joya. Es curioso porque uno se pone a indagar en su filmografía y resulta ser el padre de dos de las películas que mas verguenza ajena me han hecho sentir sentado en una butaca del cine: 'el milagro de p tinto' y sobre todo 'mortadelo y filemon'. En Camino uno no puede hacer más que arrodillarse ante la brillantez del guión que ha elaborado y sobre todo la cantidad de recursos que saca de la manga en la dirección: idas de olla de la niña a lo 'Ally McBeal', realidad con tintes mágicos a lo 'Amelie', mezcla del mundo real y el onirico a lo Lynch, momentos de intensidad/locura absoluta a lo Aranfsky e incluso a veces dialogos ingeniosos y brillantes al mas puro estilo Allen. 

No quiero dejar de mencionar que, todas las actuaciones, pero en concreto la actuación de la guapa protagonista Nerea Camacho es ESPECTACULAR. Sigo con mi afición a dar los Goyas por adelantado, y diré que se merece el premio a la mejor actriz protagonista y no el que a buen seguro le van a dar, mejor actriz revelación. Pocos papeles son tan exigentes como el de Camino, que debe reflejar sus dudas sobre su fé, su ilusión por cambiar de vida, su cansancio ante la enfermedad.. pero todos los retos que le exige el guión los cumple con algo más que brillantez.

Las dos cosas contadas anteriormente (dirección y actuaciones) consiguen que la película te consiga llegar de una forma muy especial. De hecho, aunque esto pueda repercutir a la solida visión de hombre-ton que a buen seguro mis concidos tienen sobre mí, lloré como una magdalena durante buena parte del final de la película. Así que apuntamos Camino entre las películas con final más triste de la historia, tal vez solo superada por Bambi.

Me da infinita pena que a esta película le vaya a eclipsar el echo de ser crítica con la iglesia católica. De hecho, si se la conoce por algo es por eso, y no por su infinidad de virtudes. Si a esta película le quitamos el sub-tema del Opus Dei aún sigue siendo buena y no creo que, como tantas veces a pasado en películas nacionales, el film se centre exclusivamente en criticar a la iglesia y poner a los curas de cabrones parriba. Es más, diria que es una crítica mucho mas realista de lo que se suele ver por ahi, más documentada, más cerca de la realidad, y sobre todo sin animo de posicionarse en post de nadie ni de formar opinión en el espectador.

Totalmente recomendable. Ánimo a todos los que esteis dudando, eso sí, no elijais para verla un día que esteis de bajón porque si no vais a salir del cine más triste que Marco en el día de la madre. 

Lo peor: quizás el final se hace algo largo.

Lo mejor: todo lo demás.

Nota: 9/10

P.D: No, Javier Fesser no me ha pagado por hacer esta crítica, pero ahora releyendola.. uff, me debería invitar a algo.