martes, 14 de octubre de 2008

Quemar Después de Leer

Realmente fuí muy benevolo en mi crítica de la última película de los Coen: No es país para viejos. Dije cosas como que la dirección estaba muy bien, que las actuaciones eran excelentes..blablabla, me podía la presión. El hecho que mejor la describiría es que durante un ¿breve? lapso de tiempo me quede totalmente dormido viendola, y solo consiguio despertarme el abrumador ruido que causo en el cine una especie de accidente que hubo casi al final.

Los Coen no son moco de pavo y por tanto se merecen otra oportunidad, además como la cartelera tampoco está muy alla esta semana.. (¿Alguien de verdad piensa ver Santos?) me decidí a ver 'Quemar después de leer', una película que cambia totalmente de registro respecto al trabajo anterior de estos directores estadounidenses.

Es muy muy complicado contar la historia. En esencia un ex-agente (ex porque le despiden a principio de la película) de la CIA, Osbourne Cox, decide escribir sus memorias. Su mujer está pensando separarse de él y como paso previo cree que no le viene mal sacar los archivos del ordenador de su marido para investigarle las cuentas. Entre esos archivos hay un montón de documentos clasificados que van a parar a dos empleados del gymnasio, que no tienen otra que hacerle chantaje a Cox si quiere recuperarlos.

Parece un lío, pero no os podeis ni imaginar como se complica la cosa a partir de ahi. Todo el mundo sigue a todo el mundo y todo el mundo engaña a su pareja con todo el mundo. De hecho, ahi radica la gracia de está película, en que cuando pensamos que las cosas no podían ir a peor pasa algo que las enreda más (vamos, una comedia de enredo de toda la vida). 

Con un comienzo bastante titubeante la película va ganando enteros conforme pasan los minutos y quizás en el final decae un poco, porque se resuelve todo un tanto precipitadamente. El humor a mitad de camino entre sutil y negro, pero el hecho es que hacía tiempo que no veía a todo el cine reirse a la vez (cuando quiere el director) y tanto, como ha pasado hoy viendo la película.

Esto no se podría haber conseguido si no fuera por las magnificas interpretaciones de las que goza está película. A uno le puede la envidia (sí sí, los hombres creo que también tenemos ese tipo de envidia) y piensa que tanto Clooney como Pitt están ahi por su cara bonita, y nada más. Ni mucho menos, ambos bordan el papel y por supuesto no digo que también John Malkovich, porque eso se debería dar por supuesto en cualquier cinta en la que participe.

Cine ligero, entretenido, de buen gusto e inteligente. ¿Qué más se puede pedir? Muy muy recomendable, nunca llegará a ser considerada una obra de arte, pero me juego el cuello a que algún diario la repartirá en su edición dominical dentro de unos años encuadrada en su colección de cine de culto. No hay que olvidar que ha sido Premio del Público en el pasado Festival de Cine de San Sebastián... 

Lo mejor: interpretaciones, guión, graciosa, fresca

Lo peor: no es nada malo, pero ninguna comedia que hagan los Coen (y por supuesto el resto de directores) llegará a igualar a 'El gran Lebowski'.

P.D: lo del gallifante se conoce que no le gusto a nadie, porque se han comentado las últimas entradas.. todas menos la mía. En fín, esta vez al que comente le dejaré escoger entre el gallifante y el regalo sorpresa.

1 comentario:

fellah dijo...

Hola,

Me parece que tienes razón en algunos de tus comentarios sobre esta película. Yo más o menos diría que es muy similar a Fargo, en su humor, al igual que la de "Raising Arizona".

Creo que se repiten con pequeños cambios...

Saludos

Pablo Cruz