lunes, 6 de octubre de 2008

Guardianes de la Noche


Rusos haciendo americandas, que locura. Guardianes de la noche es una super-producción en toda regla, una historia de bichos raros con nombres impronunciables y la típica guerra entre el bien y el mal. No escatima en efectos especiales (metiendolos a fuego incluso donde y cuando no pegan) y el último síntoma inconfundible de que es una super-producción es que se gastaron 10 veces más de dinero en publicidad que en hacer la película. Hasta aquí nada nuevo, nos llegan 3 o 4 como esta al mes, lo curioso es que en esta ocasión la película es de origen ruso, concretamente de un director llamado Timur Bekmambetov (que ahora se ha hecho famosete por hacer Wanted, película que por cierto no pienso ver).

Esto, aunque posteriormente intentaré explicar que la película es una mierda, lo considero positivo por dos cosas: una porque ayuda a desmarcarnos un poco del cliché de que en Europa solo se pueden hacer películas que hablen de seres humanos marginados por la sociedad y de guerras. Además, y aunque esto tradicionalmente no le ha gustado mucho a los rusos: introduce competencia en el mercado. Es evidente que cuanto más vertederos haya en producción mejor será la calidad de la basura. 

La película empieza con una voz de narrador contando una antigua leyenda sobre seres mitológicos que luchan por romper el equilibro entre la luz y la oscuridad, vamos, que empieza como casí ninguna últimamente, no? Estos seres con poderes especiales son 'los otros' (como en perididos), y hay de dos tipos: de la luz y de la oscuridad. Ambas partes firman una especie de tregua y prometen vigilarse mutuamente, así como darle la libertad a cada persona que descubra ser 'un otro' de elegir libremente pertenecer a cualquier bando. La historia empieza a fluir cuando las dos partes empiezan a putearse libremente y a romper la tregua porque, como no, hay un elegido de por medio, ah, y una profecía también.

La impresión general de esta película es muy, muy pobre. La historia carece de la más mínima originalidad y profundidad. De hecho da la impresión de que al director le cuesta llenar 2 horas de película con algo tan simple y bobo, incluso se saca de la manga algunas sub-historias que no vienen a cuento y que, si ya la trama principal carece de interés, que decir de las subtramas. Todo el transcurso de la película es bastante aburrido y el final tiene mucho de predecible.

Otro punto negativo es la dirección, el plano más estético de esta 'guardianes de la noche'. No me voy a quejar de los efectos especiales porque parecen buenos, y de hecho destacaría la atmosfera de apocalipsis y decadencia creada en la película. Me voy a quejar del recurso (que ya empieza a ser algo repetitivo) de poner imágenes ahi super rápidas y desagradables para impactar al espectador. Aquí se recurre a él constantemente, hasta el absurdo que buena parte de la película lo único quien la ve es observar una serie de fotogramas sin sentido a 60 frames por segundo, en fin..

De los actores no puedo decir nada bueno, al protagonista le sobran 10 kilos, podemos comprobar que en Rusia también hay niños repelentes y el resto, nosé, algo frios. La verdad que no puedo compar su actuación en está película con trabajos anteriores porque parece ser que no han hecho mucho más que esto.

En fín, una película bastante mala en mi opinión que para colmo de males solo es la primera parte de una trilogía. Ya sabemos que ocurre con estos de las trilogías, normalmente es una caida en picado respecto a calidad y originalidad, así que me lo pensaría muy mucho antes de ver la segunda y tercera (que desconozco si se han estrenado ya).

Lo mejor: paso palabra. Ah no no, los efectos especiales.

Lo peor: la historia carece de mucha profunidad.. ni originalidad.. . Las actuaciones son reguleras. Los efectos que el director se saca de la manga hacen que te marees. Va a ver 2 secuelas.

Nota: 1/10

P.D: un gallifante para quien comente.