viernes, 4 de septiembre de 2009

Angeles y demonios

Segunda unión del trio Dan Brown-Ron Howard-Tom Hanks tras el descafeinado 'El código Da Vinci', una película del libro que trajo a nuestras vidas a los masones, las conspiraciones en la iglesia y en general todas las sociedades secretas del medievo. Esta vez se hace uso de un recurso recurrente en, por ejemplo, Dragon Ball y el malo del anterior capítulo ahora es el bueno porque hay que combatir una nueva amenaza mmmucho más peligrosa: Los Iluminati.

Los Iluminati, una sociedad secreta que lucha contra la Iglesia por hacer que la razón impere en nuestra sociedad, hace uso del CERN de Ginebra para conseguir un frasquito de Antimateria, con la intención de volar la ciudad del Vaticano, justamente antes de la proclamación del nuevo papa... Todo esto será si el profesor Langdon no logra impedirlo gracias a su sabiduría sobre simbolos antiguos y a la ayuda ilimitada ofrecida por la Iglesia y por la guardia Suiza.

La historia es bastante floja, porque aunque este ambientada en la ciudad del Vaticano, haya anti-materia de por medio y uno de los buenos sea el futuro papa, no deja de ser la típica película de bomba y cuenta-atrás. Si el bueno consigue desactivarla (algo que suele pasar unos 3 segundos antes de que explote) bien, y si no se destruye una ciudad y mueren miles de peronas.

Lo que tenía de bueno la primera parte es el rollo enigma medieval, sociedad secreta y tal, pero aquí los puzles que tiene que resolver el protagonista no tienen chicha ninguna, y para colmo Langdon suele dar con la solución minuto y medio despues de plantearse el problema, sin dejar tiempo al espectador a que ni se entere de lo que está pasando. Hasta tal punto llega la simpleza de la película que en una de estas, donde el protagonista esta bloqueado (pero sabes que lo va a resolver enseguida..) empieza a andar y de repente encuentra un pasadizo secreto, sin tener que empujar una piedra, sacar un libro de la estantería.. nada, simplemente anda y lo encuentra.

También hay que mencionar que el peronaje interpretado por Hanks peca de repelente en todo momento, soltando una definición y una leyenda secreta para cada palabra en latín que se pronuncia en la película. Tampoco ayuda a tomarle cariño a los personajes el hecho de mezclar tantos acentos (italiano, ruso, americano, suizo..)

Las escenas de acción son del montón, tirando a malas. Si no por la realización de estas, que esta bien, por que alguna de ellas simplemente sobran o carecen de emoción. Estoy hablando de persecuciones por la ciudad, donde el protagonista conduce a toda teja (en general, como todos en Roma) pero sin que le persiga nadie, otra escena de acción consiste en que se quedan si aire en la biblioteca del Vaticano.. ¿Alquien iba a pensar que el protagonista moriría axfixiado en la primera media hora de película?

Para hablar algo positivo de la película, diré que los efectos especiales están muy logrados. Mención especial al choque de protones donde se consigue la antimateria (que bien se lo tienen que pasar en el CERN) y a una explosión del final.. donde se consigue uno de los planos del cielo más impactantes vistos hasta la fecha.

También es positivo el final (que aunque se hace un tanto largo.. de hecho, la película es y se hace larga) tiene cierta intriga ya que tenemos al menos 3 o 4 candidatos a ser el malo, no se sabe hasta y final y la forma en que se resuelve no es demasiado inverosimil.

Con respecto a las actuaciones, casi duele ver a Tom Hanks haciendo interpretando a un personaje tan sencillo, que le ofrece tan poco y que no le permite demostrar que es el mejor actor de su generación. Ewan McGregor cumple, aunque tampoco puedo afirmar que sea un papel creible porque no me voy codeando por ahi con cardenales de la iglesia.

En definitiva, si te encanto El Código Da Vinci, si tienes la edición ilustrada del libro, si tienes un poster de Dan Brown en tu habitación y si te has leido la novela de 'Angeles y Demonios' al menos 3 veces, esta es tú película. Para los demás hay mejores opciones a la hora de buscar entretenimiento e intriga.

Nota: 4/10