jueves, 5 de febrero de 2009

El Truco Final

Hay micro-modas en el cine. Es curioso. Se hace una película y a los dos meses (o dos semanas) sale otra exactamente igual, una copia de la anterior. Quizás para aprovechar el tirón o quizás por espionaje industrial ya paso con las películas esas en las que un cometa se estrellaba contra la tierra y ha vuelto a pasar con este nuevo sub-sub-genero que, como dictaba la razón, no ha llegado a ningún sitio: películas de magos morzillones del siglo XIX.

Muy a la vez se estrenaron 'El ilusionista' y 'El truco final', no sé cual es copia de cual pero en cualquier caso una de ellas (la que voy a criticar) fue dirigida por Christopher Nolan, así que es mejor que la otra por la famosa ley Nolan. Si X e Y son dos películas y X está dirigida por Christopher Nolan, X es mejor que Y. Eso es así.

Hugh Jackman/Lobezno y Christian Bale/Batman son dos jovenes aspirantes a magos en el Londres del siglo XIX. Eran compañeros y se llevaban bien hasta que Batman, sin querere (o queriendo, nunca se deja bien claro en la película) mata a la mujer de Lobezno. A partir de ahí los dos amigos se hacen inreconciliables y entran en una carreara por tener el mejor espectáculo y putearse mutuamente.

A esto hay que añadir un factor de misterio que le da las interesantes investigaciones de Nicola Tesla en America y un factor de pesadez que consigue darle Scarlet Johanson a todas sus películas.

Dos magos haciendose la vida imposible el uno al otro, pocas cosas más entretenidas puede haber en una pantalla de cine. Además, el guión de está película no para de sorprender y cuando parece que la historia no se puede enrevesar aún más el guionista se saca un as de la manga (estoy que me salgo hoy).

La dirección es buena, Nolan siempre se ha caracterizado por darle un toque extra de complejidad a sus películas (Insomnio, Memento) mediante la forma de contarla. Aquí no es una excepción, y la historia a veces la historia la seguimos porque ocurre, otras porque uno está leyendo el diario del otro y otras porque uno está leyendo el diario del otro mientras el otro lee el diario del uno.

Los actores bien también, son dos muy buenos actores ('La fuente de la vida', 'El maquinista) aunque se empeñen en hacernos creer lo contrario ('X-Men', 'Van Helsing'..). Sobre Scarlet decir que no la he visto especialmente mal, es decir, no tan mal como suele acostumbrar. Pero supongo que es un reflejo y se deberá a que tampoco sale demasiado. Michael Caine es un crack y siempre lo será, de ese no hay que comentar nada.

Película altamente recomendable e imprescindible para los amantes del sub-sub-genero de películas de magos morzillones del siglo XIX.

Lo mejor: el guión.

Lo peor: no hubiera estado mal que fuese algo más realista, no le hacía falta ese 'truco final'

Nota: 7/10