jueves, 12 de febrero de 2009

Erin Brockovich

Erin Brockovich es una mujer a la que no le ha tratado demasiado bien la vida. De trabajo basura en trabajo basura (curiosamente como la actriz que la interpreta), no tiene dinero para mantener a sus 3 hijos, fruto de sus 2 ex-maridos. Tras un accidente de coche, empieza a trabajar en un pequeño buffet de abogados e impulsa una demanda colectiva hacía una gran compañia de aguas que se convirtió en el caso con mayor indemnización de la historia de EEUU.

Todo basado en hechos reales.

Gran película del que cada día me parece mejor director Steven Soderbergh, de hecho, lo que me gusta de esta película es que en el fondo, son dos películas en una. Por un lado está la historia del juicio, una buena película de juicios con un caso interesante que acaba como todas las películas de juicios: con los buenos ganando una millonada.

La segunda historia que se cuenta aquí es la vida de Erin. Como consigue salir adelante y escapar de su situación de puteo. Lo mejor de esta parte es que cuenta un gran problema muy pocas veces tratado en el cine: una carrera profesional en condiciones implica una renuncia quasi-absoluta de tu vida personal.

Muy buena porque te da ciertas cosas que pensar, por un lado lo comentado de Vida Laboral vs Vida Profesional, pero también te hace reflexionar sobre el rollo que llevan en estados unidos de 'denuncio todo lo que no me gusta haber si saco tajo' o la cantidad de barbaridades que puede llegar a hacer una gran empresa o de lo dificil que le puede resultar a una mujer soltera con hijos salir adelante.

No quiero decir con eso de que es una película para reflexionar que sea aburrida. Diría que la mayoría de las películas para reflexionar son aburridas: Odisea 2001, el hombre elefante, Manderlay (o cualquiera de Lars Von Trier), etc. Este no es el caso, de hecho, te ries y las 2 horas largas que dura se te pasan volando.

Aaron Eckhart es un fenómeno y aquí lo vuelve a demostrar, en eso no hay novedad. Julia Roberts también hace un papelón, y es curioso porque es una actriz con más nombres que buenas actuaciones en su carrera (yo salvaría únicamente esta y Closer).

Una reivindicación del feminismo y una demostración de la dificultad extra que tienen las mujeres en el trabajo. Sí si, la deberían de poner en el colegio, en clase de educación para la ciudadanía.

Lo mejor: la actuación de Albert Finney y el profundo argumento de la película.

Lo peor: ganan el caso de coña y no tanto por el duro esfuerzo. Vaya moraleja.

Por Juan Jesús