domingo, 17 de octubre de 2010

La Red Social

En mi doble condición de informático y cinéfilo empedernido, ver una película dirigida por el director de Seven o El club de la lucha, que cuenta la historia de un informaticucho que de la nada crea una empresa valorada en 25K millones de dólares es poco menos que una obligación moral. Reconozcamoslo, en los últimos 50 años la informática ha cambiado radicalmente el mundo tal y como lo conocíamos (y no sé que pensar: si a mejor o peor) y en los libros de historia de dentro de 150 años aparecerán nombres como Berners-Lee, Gates, Jobs y, porque no, Mark Zuckerberg.

Mark Zuckerberg es el creador de Facebok. Sí, esa página que utilizamos para cotillear fotos de las amigas de las amigas de nuestros amigos o apuntarnos a grupos como 'Yo también creo que Rouco Varela y Paco Clavel son la misma persona'. Más alla de la pamplina en la que se está convirtiendo el invento, no hay que negar que ha supuesto cierta revolución en la forma de interrelacionarnos que tenemos las personas, y esto no es poco. Pues bien, esta película cuenta los orígenes del invento, desde un primer germen (facematch) creado por Zuckerberg en una noche a raiz de un palo sentimental, hasta convertirse en una página con 500 millones de usuarios. En el camino, plagios, demandas, puñadas, juicios, tensiones y traiciones.

Vaya por delante que al usuario medio de facebook NO le va a gustar esta película. Es una película tremendamente seria, compleja y por momentos, al más puro estilo Syriana, muy difícil de seguir. Junto a la historia (es muy curioso que se haya hecho una biografía de un chaval que creo que tiene 26 años), el punto fuerte de esta película es la definición de unos personajes, ninguno abiertamente bueno ni malo, y todos con sus contradicciones. Esta buena dosis de complejidad y profundidad en los personajes es lo que más me ha llamado la atención, pero no quiero dejar atrás la profundidad de una historia que quiero entender que va más alla de la creación de una página web y de como un chavalin se hace multimillonario, sino que pone encima de la mesa temas mucho más serios como el valor de la amistad (valor en el sentido de precio), el mundo (representado aqui como el ambiente universitario de Hardvard, pero claramente extrapolable al mundo empresarial en general) donde no solo vale con ser el mejor, sino que hay que llegar el primero, donde no te puedes fiar de nadie y hasta el más tonto te mea en la oreja. 

No hay escenas de acción, no las hay, y muchas menos escenas de universitarias borrachas de las que indicaba el trailer. Es una película en el que buena parte del metraje se basa en programación en php y en reuniones pre-juicios, dos cosas que a buen seguro están el top-5 de actividades más aburridas de cualquier persona sensata. Sin embargo, las dos horas que dura son trepidantes, y creo que a eso ayuda de forma decisiva la magistral dirección de Fincher. Con un ritmo que sabe mantener la atención del espectador, sabiendo crear perfectamente momentos de éxtasis y acertando al repartir estas por el metraje. Un acierto también que apuntarle al director, junto a la dirección de los actores, el haber fraccionado la historia para contarnos sus tres ramas en paralelo, y con numerosos saltos atrás y adelante en el tiempo, quizás al principio te descoloca un poco pero me da la impresión de que si se hubiera contado linealmente la película hubiera perdido bastante. A nivel ya puramente formal, la innecesaria competición de remo es una de las escenas más estéticas que recuerdo haber visto últimamente.

Un guión inteligente para retratar a unos personajes inteligentes. Los diálogos definen perfectamente a los personajes y concretamente destacaría el de Zuckerberg, muy complejo y ambiguo, de esos que te hacen charlar un buen rato cuando sales del cine, de hecho, el guión y el director juegan con mucha sutileza con este personaje, y uno termina de verla y no sabe si es un cabrón traidor, o un chico retraído y despreocupado, si realmente le importa el dinero, la fama, o la amistad. Porque eso es otra, esta película puede ser un buen punto de partida para reflexionar sobre la amistad y hasta que punto es un sentimiento incorrompible por el dinero (la relación de Zuckerberg con su director financiero Eduardo Saverin) o cuanto hay de verdadero en una amistad surgida entre el oportunista Sean Parker (co-creador de Napter, interpretado por Justin Timberlake) y el protagonista.
Esta película no hubiera alcanzado los niveles de calidad que ha alcanzado sin las brillantes interpretaciones con las que cuentan. Sin ser actores super famosos, no hay ninguno que no se salga. Jesse Eisenberg está creíble desde el primer momento, y en su interpretación se puede ver toda la complejidad del personaje, y por momentos la anguistia que le tiene que suponer a un chico de 20 años estar creando un producto que va a revolucionar el mundo. Pero sin duda, la sorpresa de la película es Justin Timberlake, en un personaje que, por otro lado, es una joyita para interpretar, sencillamente, lo borda. Consigue trasmitir el optimismo y fuerza de su personaje al otro lado de la pantalla, pero deja entrever muy sutilmente un lado oscuro, creando un secundario que a buen seguro será recordado mucho tiempo. El rey del pop apunta maneras para esto, sí.

Oye, no estamos hablando de la película del siglo, no lo creo. Junto a la sensación de que el buen sabor de boca que tengo lo va a diluir el tiempo, creo que 'La red Social' tiene algunos peros. Para empezar ,quizás por momentos sea demasiado compleja / liosa, quizás en un intento por acercarnos a las mentes de los personajes protagonistas, que funcionan más rápidas que la del resto de mortales, algunos diálogos son demasiado atropellados, sin tiempo de digerirlos y, en cualquier caso, conforme van pasando los minutos se crea cierta fatiga (o quizás la fatiga me lo provoco el saco de palomitas que me tomé, no sé). Esa complejidad mantenida durante tanto tiempo en la cinta hace que se haga un pelín, pelín larga. En ese sentido recuerda un poco a Zodiac, también de este director. 

Otro pequeñísimo problema es que la historia va de más a menos, y eso no es culpa del director sino del transcurrir de los hechos, es mucho más interesante (o al menos se cuenta de forma más interesante en la película) los inicios y creación del producto a la época de las puñaladas traperas.. mi opinión es que todas las películas realmente redondas van de menos a más, y no es el caso. 

En fín, que contradiciendo totalmente lo que me esperaba de ella, llego a la conclusión de que La Red Social es una película brillante, compleja, turbía, que no solo cuenta un historia empresarial curiosa, ni el proceso de creación de uno de los inventos que quizás haya cambiado nuestra forma de relacionarnos para siempre, que no solo retrata el mundo en los campus más elititas de norte america y el mundo de tiburones de las empresas .com, no, quizás el mayor interés de esta película de David Fincher sea la magistral forma de trasladar a una historia moderna sentimientos básicos como el ego, la traición, la ambición o la codicia. ¿Oscars? Es muy pronto para hablar de ello, pero me da en la nariz que después de que la academia regalase tantas nominaciones a la no tan, tan buena Benjamin Button, Fincher se va a ir de vacío esta vez. Pero, apunten estos nombres: Jesse Eisenberg y, ojo, Justin Timberlake. He dicho.