sábado, 31 de enero de 2009

El graduado


Que grande es esta película. Hacía mucho tiempo que tenía ganas de ver el Graduado, film que supuso el debut conocido como actor de Dustin Hoffman, un genio de la pantalla a mi juicio infravalorado. Todo el mundo que la había visto y me había contado algo de ella guardaba un gran recuerdo, ahora entiendo por qué.

Benjamin acaba de graduarse, tiene todo el verano para decidir que hacer con su vida. Vive en una familia más que acomodada que le agobia un poco y todo se complica cuando la mujer del socio de su padre, una espectacular (en todos los sentidos) Anne Bancroft le seduce y empiezan una aventura. Todo se vuelve a complicar aún más cuando la hija de Benjamin se enamora de la hija de su amante (hija del socio de su padre).

Es una comedia de situación un tanto atípica, de hecho, muy muy atípica. No he visto a ningún personaje mover la boca para insinuar ni una sonrisa en toda la película, no hay ningún chiste en toda la película, ni siquiera una frase graciosa o algo ingenioso. Entonces, ¿por qué te ibas a reir?

Para empezar, el personaje ideado por Mike Nichols es una genialidad. Un auténtico pazguato que poco a poco se consigue librar de la pesada influencia de sus padres pero que ni en las situaciones más extremas (aquí hay muchas) pierde la educación de colegio de pago que le han dado. El humor ralla lo absurdo todo el tiempo tanto en diálogos como en situaciones y todos los personajes se lo toman con una tranquilidad que al principio extraña (parece que se han olvidado el guión) pero que consigue hacerte reir sin saber muy bien por qué.

Michael Igor Peschkowsky es el nombre real de Mike Nichols, autor de auténticas obras maestras como 'Quien teme a Virginia Wolf?' o la más reciente 'Closer'. A mí juicio hace una dirección sobervia en esta película, con una cámara que no se mueve ni a las de 3, unos planos larguísimos y unos primeros planos a la cara de los personajes que consiguen darle el tono pausado y tranquilo que requería la película.

Se llevo el premio al mejor director. Faltaron el de Banda Sonora y Actor Protagonista.

Lo mejor: infinidad de situaciones divertidas, el personaje y la interpretación de Dastin Hofman

Lo peor: tiene un final un tanto ñoño y previsible. se le perdona.

Nota: 8/10