jueves, 15 de julio de 2010

El habitante incierto


Película española, de suspense. Una agradable sorpresa. Lastima que haya sido la opera prima del director Guillem Morales, porque si la hubiera hecho un Alex de la Iglesia seguro que le hace merecedor de otro premio de 30.000 euritos de las arcas públicas (puta envidia..) o bueno, si la hubiera hecho un Nacho Vigalondo seguro que se hubiera llevado otra gran felación colectiva por parte de la crítica y el púbico más selecto.

Felix es un arquitecto, tiene trabajo, se ducha todos los días, es ordenado y tiene una casa de 500 metros cuadrados. Aún así, su novia le deja (pero !por dios!, ¿que quieren??). Estando ya solo en su mansión, recibe la visita de un hombre que le pide hacer una llamada de teléfono.. Ok, le deja el salón para que llame.. y cuando vuelve NO está. A partir de ahí empiezan a pasar cosas raras hasta que Felix pierde absolutamente la cabeza.

Es una película estraña, diferente, que como buena película de suspense hace que te intereses cada vez más por la historia. Tiene dos partes bastante diferenciadas, la primera hora de la película es una de estas de terror psicológico al uso, ventanas abiertas, sombras, sustos y angustia. Hasta ahí, nada de especial y sin ser especialmente mala, porque está bien dirigida y las situaciones de tensión bien logradas, no te termina de convencer porque el actor protagonista flaquea muchísimo. En una película de estas que se estilan ahora tanto donde no se ve el malo ni hay grandes sustos se depende muchísimo de que los actores (que es de las pocas herramientas con las que cuenta el director para que te creas que algo malo pasa) esten bien, y este no es el caso, pero bueno....

.. que la película cambia radicalmente y, de repente, el habitante incierto es Felix. Ya los momentos de miedo no se retomarán hasta el final y tenemos una sucesión de secuencias, algunas cómicas, y todas infinitamente subrealistas. Cuesta cogerle el rollo y adaptarte a ver dos estilos de películas en una, pero una vez que te haces es con esta parte con la que disfrutas más, llegando por momentos a soltar alguna carcajada con las carajotadas que se ven en escena.

El subrealismo, que el actor se queda loco, el suspense y que uno nunca sabe si lo que se esta viendo es realidad, la imaginación del protagonista o un sueño no es la única refencia a Lynch que hay en esta película. No sé si por homenajear a Mullholand Drive o por una clara falta de presupuesto, los dos personajes femeninos de esta película los interpreta la misma actriz. Curioso pero no tan anecdótico como pueda parecer cuando uno se pone a darle vueltas al final...

.. porque, 'el habitante incierto' es uno de esos rarísimos casos en que cuando terminas de ver la películas saltas del sillón para escribir en el google "explicación del final del habitante incierto". Es abierto pero entiendo que podrían caber varias teorías que encajaran perfectamente con ese final tan perturbador. 

Lo dicho, bien dirigida, mucho suspense, originalísima y con un final que te deja satisfecho, este 'habitante incierto' es la típica película que como no te recomiende nadie no la ves, y es una pena que haya pasado tan desapercibida (estuvo una semana en cartel).

Pero para algo tenéis este blog.