miércoles, 7 de mayo de 2008

Leones por corderos

























Métamos todos los ingredientes en la coctelera del exito para cogernos una borrachera de oscars. Esto debieron pensar los productores de este film. ¿Qué ingredientes? Los mismos de siempre, la fórmula que se ha demostrado eficaz para ganarse a la crítica y a un buen puñado de espectadores una y otra vez:

- Una trama que mezcle política, periodismo y guerra.
- Un guión aparentemente compromentido y aparentemente crítico con Estados Unidos.
- Escenas de guerra crudas donde algún americanito salga mal parado.
- Unos actores conocidos haciendo un papel medianamente serio.
- Un director con un pasado brillante como actor (en este caso Robert Redford)

Pero aquí, por alguna extraña razón que desconozco, no ha cuajado. La verdad que tiene todos los alicientes para ser la película del año, pero al menos a mí, no me desperto mayor interes. Quizás el fallo este en el ritmo, básicamente son 3 escenas: una en el campo de batalla, otra en un despacho de instituto y otra es una entrevista a un congresista. Una película con solo 3 emplazamientos tiene que tener un guión y unos diálogos brillantes para no cansar, y este no es el caso.

¿De que vá? Bueno, como dije antes hay tres historias principales. Por un lado tenemos al sendador estadounidense (o congresista, ni sé ni me interesa saber diferenciarlos) interpretado por Tom Cruise intentando de vender la moto en una entrevista exclusiva concedida a una periodista de izquierdas (Meril Streep). La película que le intenta contar Tom a Meril es el nuevo plan de actuación para Afganistan, un plan que con el necesario respaldo de los ciudadanos ayudará a ganar la guerra.

Pero ¿qué pasa realmente en la guerra Afganistan realmente? ¿es tan bonito y tan fácil como lo pinta el senador? bueno, ahi entra en juego la segunda historia donde podemos ver a dos soldados estadounidenses entrando en batalla bajo el plan orquestado desde la casa blanca. Detalle a tener en cuenta: estos dos soldados son un afroamericano y un hispano, que no han tenido más remedio que apuntarse en el ejercito para poder costearse la carrera y hacerse respetar en un futuro (ambos son estudiantes de ciencias políticas).

Por último, la história que a mi parecer tiene más jugo de las tres. Un viejo profesor (Robert Redford) de ciencias políticas (precisamente el mentor de los dos soldaditos) habla con un joven talento de todo un poco. Entre este todo un poco se discute de la implicación de la juventud, de el compromiso, de lo anestesiada que está la sociedad en general..

Y la verdad que el planteamiento es bastante interesante. Se puede ver la guerra y la política (van de la mano en la mayoría de los casos) desde varios puntos de vista, por un lado desde el más descarnado campo de batalla, desde lo que teorizan y especulan los entendidos y analístas y como se materializan estás ideas cuando pasan a la política real. Es decir: Qué se debería hacer, Qué se hace, y qué pasa.

Desde el punto de vista de la dirección no hay nada que reprochar porque aquí el director ha hecho bien poco. Se limita a poner la camara fija en los tres escenarios principales y dejar transcurrir la acción. Y hablando de acción, las pocas (afortunadamente) escenas de guerra que podemos ver aquí están bastante mal llevadas: confusas, oscuras y mareanes.

Los actores ni bien ni mal, sino todo lo contrario. No me he molestao en buscar qué premios y nominaciones tuvo está película, pero apuesto a que ninguno de los principales se ha llevado ninguna nominación a ningún premio. Y mira que seré criticado por lo que voy a decir.. pero el mejor, para mí, es Tom Cruise. ¿por qué? porqué deja entrever la falsedad que lleva un político (y sobre todo un republicano yanki) por dentro, porque cuenta su versión de los hechos tal y como le interesa contarla y en definitiva, porque te crees el personaje. El papel de Meril Streep tiene el handicap que está demasiado esteorotipado y para colmo de males, la única escena que tiene para su lucimiento lo hace bastante mal (se planta ante su editor y se niega a hacer el reportaje-propaganda para su gobierno). En cuanto a Robert.. ¿no sé iba a retirar como actor? Este me da a mí que juega al rollo torero malo, que anuncia su retirada unicamente con el propósito de vender su regreso. Pero vamos, bien por él, de hecho, me encanta como actor.

En definitiva, nada espectacular pero tampoco se puede decir que sea una película mala. Del montón. Entiendo que se le podría haber sacado más partido al guión pero en cualquier caso recomendable para los amantes de la política o para los interesados en la historia reciente.

Lo mejor: el planteamiento, el juego entre políticos y prensa.

Lo peor: le falta chispa y originalidad. Las escenas de guerra son bastante pobres. ¿mensaje? ¿crítica? ja!

Nota: 5/10