viernes, 31 de julio de 2009

Señales del futuro

¡Qué fácil es convencer a Nicolas Cage para que haga una película! Es increible, será porque no se termina de leer los guiones que le ofrecen o porque está empeñado en convertirse en el Actor de Hollywood que más películas filmó en su carrera, este actor no para de "trabajar" (lo pongo entre comillas porque él supone que es "actor" y que en las películas está "actuando"). Es una pena ver en películas como esta a un tio que ha demostrado sobradamente que puede deslumbrar con su trabajo (Leaving Las Vegas). Entre la basura que está haciendo este año el sobrino, y el experimiento fallido de su tío Francis Ford Coppola este año cenando en navidad van a estar más callados que en misa.

En los 50, la maestra de un colegio le pide a los chiquillos que imaginen el futuro con el objetivo de guardarlos bajo tierra 5 décadas en una 'máquina del tiempo'. Todos los mozos hacen dibujitos pero una niña que da yuyu se pone a escribir números sin sentidos en una hoja de papel... 50 años después el hijo de Nicolas Cage coge la hojita con los números y su padre, que es astro-físico, se da cuenta que son una serie de datos con las fechas, ubicaciones y número de muertos de las principales trajedias acaecidas en la tierra...

Por si no fuera suficiente, para añadirle un poco de sal al asunto el niño es medio sordo, el padre esta atormentado por la muerte de su mujer, aparece una guapa protagonista femenina, hay como unos fantasmas...

Pero el hecho es que no me ha decepcionado demasiado, es decir, me la esperaba mucho peor. Aunque el guión no sea demasiado creíble ni como se desarrollan los acontecimientos tampoco, la película recuerda nada más y nada menos que a algunas obras de M. Night Shamalaya. Digo que recuerda porque todo lo que se va descubriendo de la trama "estaba hay desde el principio" como en la Joven del Agua, El bosque o El Protegido. Además, las escenas en las que aparecen esos 'fantasmas' o 'seres que susurran' realmente transmiten escalofrío (me da vergüenza admitir que pasé miedo).

No en vano, no hay que olvidar que esta película es obra de Alex Proyas. Este director egipcio, cuyo apellido ya habéis podido advertir que rima con cebolla, es autor de nada más y nada menos que 'Yo, Robot' o 'El cuervo', dos películas que sin ser top-10 de la historia del cine si se puede decir que son grandes y están a buen nivel.

Una historia no-interesante pero bien contada, una dirección que consigue transmitir mejor el suspense que los momentos dramáticos y un Nicholas Cage haciendo muy bien (porque lo ha hecho ya 3000 veces) el papel de salvador del mundo son las 3 principales características de esta película, que la recomiendo a quien quiera pasar un rato entretenido, muy apta para esas horas que no puedes salir de tu casa por el calor.

Nota: 6/10