jueves, 6 de agosto de 2009

Arrástrame al infierno

Una gitana le echa una maldición a una muchacha que trabaja en un banco por no concederle un aplazamiento de su crédito (anda que si todos nos pusiéramos así...) y le echa una maldición. Bueno, no pasa nada, ¿no? a mí me echan una cada vez que no compro la ramita de romero ni dejo que me lean la mano. El caso es que esta maldición sí es de verdad y la pobre mujer tiene 3 días antes de que un demonio malo venga a por ella...

Con este argumento, tan serio como original, se nos presenta la última película de Sam Raimi, archiconocido director de la archiconocida saga Spiderman. Como supuesto crítico, estoy en un momento difícil. Es uno de esos momentos en los que la película te ha parecido una mierda pero es de un director bueno y conocido, así que no sabes que inventarte para no dejar entrever que no sabes apreciar las geniales sutilezas del creador.

No creáis que es una situación poco común. Me pasa con la última de Francis Ford Coppola, algunas de las últimas de Woody Allen y por poner un ejemplo concreto, Jackie Brown de Tarantino. Son malas. ¿pero como van a ser malas viniendo de esos 3 monstruos?. En fín, dejaré la técnica para otra ocasión porque no se me ocurre ningún intangible (que dirían los estudiosos de Gaudi) para defender esta película.

Es una patata. Su mezcla de terror con humor que te hace vomitar es algo peor que espantosa. Digo terror en el sentido de que te hace saltar de la butaca de vez en cuando, pero con un método explotado en el cine hasta decir basta:

1. La sufridora víctima se queda sola.
2. Calma tensa
3. Suben los violines.
4. No pasa nada, era una falsa alarma (una ventana mal cerrada o algo así).
5. Cuando te confías.. PUMMM. Susto. 100 Decibelios.
6. 5 minutos de descanso y repetir el paso 1.

Recuerda a películas más antiguas y de hecho, si no un homenaje, parece un guiño al género de 'sustos', porque en el fondo eso ya se ha perdido (por algo será) y ahora en las películas de terror se estila más es suspense, el terror psicológico, etc en vez de el susto fácil. Si quieres que tus hijos o tus primos pequeños experimenten lo que tú cuando viste Freddy Kruger, llevamos a ver esta 'Arrastrame al infierno' porque están cortadas por el mismo patrón.

Entiendo que recomendable para los super amantes del género, para los que no estamos acostumbrados a este tipo de cine.. la verdad es que gracias a esta película no nos vamos a pasar al terror.

Nota: 3/10