lunes, 3 de agosto de 2009

Duplicity

Tras regalar al mundo una de las escenas más impresionantes en que se han podido ver en los últimos años en el cine, Clive Owen y Julia Roberts vuelven a repetir cartel. Quien no sepa de que escena hablo que apague corriendo el ordenador y salga al videoclub más cercano a alquilar Closer, una película que espero el tiempo ponga en su lugar. Esta vez la pareja protagoniza un ¿thriller? ambientado en el mundo del espionaje industrial, un tema que da mucho juego y la verdad no sé como no se ha explotado más en el mundo del cine.

Owen y Roberts son espías del gobierno, trabajan para el MI6 y la CIA respectivamente, y tras un par de encuentros ¿casuales? deciden pasarse al sector privado y organizar un golpe juntos. Solo tenían que escoger dos empresas rivales e infiltrarse cada uno en una, para empezar a pasar papeles bajo cuerda. Ahí entran en juego Giamati y Wilkinson, los 2 mandamases de 2 emporios cuya rivalidad supera lo estrictamente empresarial..

En última instancia nos encontramos ante la típica película de ladrones o timadores, al más puro estilo Oceans o 9 reinas. Cito esas dos expresamente porque recuerda a la saga de Sodenberg en que una de las mayores intrigas de la película consiste en la forma de dar el golpe, tras estar todo el rato planeándolo. También bebe de 9 reinas porque sabes, que de alguna forma, alguien se la va a pegar al otro, esa es la otra razón que te hace estar pegado a la butaca sin levantarte ni al servicio. Ya sea Owen a Roberts, Giamati a Wilkinson, Wilkinson a Roberts, Giamati a Owen.. eres consciente que a 5 minutos de acabar todo va a pegar un giro de 180 grados pero las posibilidades son muchas (4! si no me equivoco) y solo diré que la que se elige al final no está nada nada mal...

Tremendamente acertada la dirección. No lo digo por el recurso de partir la pantalla a veces en 4 trozos para mostrarnos cosas distintas, que alguien le podría reprochar al director que ha copiado descaradamente de la saga Oceans's (o de la serie 24, según se mire). Lo digo por la estructura narrativa, que nos va suministrando con cuentagotas el pasado de los personajes que explica el presente y porqué están ahí dando el golpe. Un truco muy curioso que hace que estés deseando que llegue un flashback para saber algo más.

Los actores están, tal y como se podía esperar de ellos, muy bien. Tras el tremendo traspiés que pegaron Giamatti y Owen con Shot'em up parece ser que están volviendo por sus fueros. De Julia Roberts sobra decir nada, es la Tom Hanks mujer, hace pocas películas y solo suele escoger papeles con una calidad mínima, lo que hace muy dificil recordarle una película mala.

La conclusión es clara, os gustará. Ya expuse por aquí las razones por las que pienso que al personal le encantan las películas de ladrones y esta no va a ser una excepción. Una grata sorpresa dentro de las enooormes montañas de escombro que uno tiene para escoger en el videoclub (¿Saw por que número va? ¿por la 9?)

P.D. Ni os podéis imaginar la ilusión que me hace que alguien escriba comentarios en el blog, muchísima. Pero otra cosa es que se me diga idiota.. no es plan de poner censura y todo comentario quedará aquí, pero por favor no seáis demasiado crueles.