sábado, 22 de agosto de 2009

SexyKiller

En la facultad de Medicina de una pija universidad Barbara empieza a matar a diestro y siniestro. La policía no tiene ni idea de lo que está pasando, 2 jóvenes forenses han desarrollado una máquina que lee los pensamientos y resucita a los muertos que quizás pueda ayudar a esclarecer el caso (o complicarlo aún más).

Con este argumento, digno de Terry Guiliam o cualquiera que tome tanta mezcalina como él, se presenta una película española que sin ser buena, al menos es fresca y original. Los adolescentes en verano también se merecen ir al cine y es una pena que todos los productos para ellos se fabriquen en el extranjero, básicamente en EEUU. Así que desde aquí mi aplauso a los productores que hayan puesto en marcha esto por atreverse a competir con los grandes y por demostrarnos que cada vez más, el cine español está cambiando en su forma de hacer películas.

Hay una corriente en el cine moderno a los que se han sumado muchos directores. Ante las ansias de pasar a la historia dirigiendo, perfeccionismo y grandilocuencia de muchos (no hablo solo de Almodovar), hay otros directores (entre ellos el director de esta 'Sexy Killer') que optan por hacer una película como si de un videoclip se tratara. Se supone más trasgresor, más fácil de consumir, más dinámico pero el hecho es que este estilo narrativo hay veces que funciona (alguna de Guy Ritchie, Corre Lola Corre) y otras que no (Spun, por ejemplo).

Aquí, la temática de la película y la poca seriedad de la historia agradece el estilo, con personajes que le hablan a la cámara, escenas rápidas y confusión de colores al más puro estilo Jimmy Hendrix. El guión es un poco una locura (como toda la película) pero consigue meter giros que realmente sorprenden, parece enteramente hecho para el lucimiento de su actriz protagonista.

Que hace un papelón. No conocía de antes a Macarena Gomez pero el hecho es que esta que ni pintada. Transmite la locura de su personaje y además tiene un punto graciso y simpático, no suficiente para hacerte reir pero al menos no desentona en el ambiente de comedia que tiene toda la cinta. En el resto del reparto, algunas caras pseudo-conocidas de algunas series de TV pseudo-conocidas.

Si eres consciente de lo que vas a ver, es una película explendida. Una grata sorpresa. Eso sí, que nadie se espere una película para reflexionar, ni un thriller coherente, ni una comedia pura. Es más bien una gamberrada que al director le ha salido bien.

Nota: 6/10